27.6.10

Torta Doble Chocolate


No quería dejar pasar este fin de semana sin publicar esta entrada, es solo un adelanto para que empiecen a empalagarse de a poco.



Esta torta es de doble chocolate y solo la recomiendo si son adictos a él, de lo contrario no creo que puedan comer más de dos cucharadas.


Lejos de ser un bizcochuelo, esta torta es compacta y cremosa, le agregué un toque de dulce de leche para cortar un poco con tanto chocolate y le quedó bárbaro.



No puedo esperar a pasarles la receta…quisiera poder ver sus caras al momento de probarla!
He agregado una nueva pestaña de Recetas, espero que les sea útil!

-------------------------------------------------------------------------------------

Después de un largo día de trabajo y de maternidad extrema, he aquí la receta.
Que la disfruten.



Torta Doble Chocolate

200g Manteca
¾ Taza de Cacao en polvo de excelente calidad
½ Taza de Agua hirviendo
3 Tazas de Harina 000 tamizada
1 Cucharadita de Bicarbonato de Sodio
½ Cucharadita de Sal
2 ½ Taza de Azúcar
4 Huevos ligeramente batidos
1 Cucharadita de Extracto de Vainilla
1 Taza de Leche entera
Dulce de leche repostero C/N

. Precalentar el horno a 180º, enmantecar y espolvorear con cacao un molde de unos 20cm de diámetro, es un número 2 de paredes altas. Reservar.
. En un recipiente chico, colocar el cacao e incorporarle de a poco el agua hirviendo, mezclar bien y dejar reposar.
. En un tazón mediano mezclar los ingredientes secos, harina, bicarbonato y sal. Reservar.
. En un bowl para batidora colocar la manteca a temperatura ambiente y batir hasta suavizar, agregarle el azúcar lentamente y seguir batiendo hasta que la preparación tome un color claro. En este momento agregar los huevos de a poco y el extracto de vainilla.
. En el recipiente que reservamos el cacao agregar la leche a temperatura ambiente y mezclar.
. Agregar a la crema de manteca el cacao, intercalando con la mezcla de harina, en varias veces.
. Llenar ¾ del molde con la preparación.
. Llevar a horno 180º durante 40 minutos o hasta que introduciendo un palillo de madera éste salga limpio.

Cobertura de chocolate

500g de Chispas de Chocolate semi amargo de buena calidad
4 Tazas de Crema de Leche
1 Cucharada de Glucosa

. En una olla colocar el chocolate con la crema y llevar a fuego medio, revolver con cuchara de madera o silicona, durante 10 a 15 minutos sin dejar que rompa hervor.
. Retirar del fuego y agregar la glucosa revolviendo para que se integre.
. Llevar al freezer y revolver cada 15 minutos durante una hora, o hasta que la textura resulte ideal para rellenar y cubrir la torta.

Armado

. Dejar enfriar antes de desmoldar.
. Una vez desmoldado cortar la torta en tres capas.
. Untar cada piso con una capa de dulce de leche repostero y una capa de la cobertura de chocolate.
. Untar la torta con la cobertura de chocolate y llevar al frio hasta el momento de servir.

Tips

. Las tazas que usamos en esta receta son tazas de medir cantidades en repostería y el valor es relativo a los ingredientes que usamos en gramos, no usen cualquier taza.
Una taza = 250 ml

23.6.10

Malvaviscos o Marshmallows


Este fin de semana nos reunimos en familia para festejar el día del padre. Para mi marido fue su primer festejo como papa y por lo tanto recibió regalos y halagos por doquier, con babero incluido.
Fueron tías, tíos, abuelas, abuelos y nuestros sobrinos que son preciosos, y a los que me gusta malcriar de tanto en tanto. No tenía nada comprado para ellos y pensé en hacerles unos dulces caseros. Los dulces son siempre un buen regalo para los niños, con el permiso de sus papas, claro. Y estos dulces por ser hechos en casa nos dan la seguridad de estar dándoles algo relativamente sano, más allá de ser un producto a base de azúcar, a nuestros niños y podemos estar tranquilos que no contienen conservantes o colorantes en exceso.
Estas golosinas son siempre bien recibidas entre los más bajitos por su textura y forma, y nos dan la libertad de crear y hacerlos muy divertidos.


Si bien no son tan conocidos por estos lares, son muy comunes en los países del norte del continente americano.
Malvaviscos o en ingles Marshmallow´s, también los llaman nubecitas o esponjitas de azúcar. Es costumbre servirlos con el chocolate caliente en la mañana de navidad, flotan y se disuelven lentamente azucarando el chocolate. También se consumen tostados directamente en una llama o fogata, por esto es que son infaltables en los campamentos, donde todos se reúnen en torno al fuego y tuestan sus malvaviscos pinchados en la punta de una rama.
Podemos hacer varias recetas con ellos, pero hoy les paso una relativamente sencilla y básica, con la que estuve jugando estos días y creo que da buen resultado.



Malvaviscos

2 tazas de Azúcar Común
1 Cucharada de Glucosa
2 Claras de Huevo
4 Paquetes de Gelatina sin sabor de 7g cada uno
1 cucharadita de Extracto de Frutillas
1 Cucharadita de Colorante Rojo Comestible
Azúcar impalpable C/N
Maicena C/N
Agua C/N


.En una olla preparar un almíbar a punto bolita con el azúcar, algo de agua solo como para humedecer el azúcar y la glucosa.
.En un recipiente de batidora poner las claras a batir hasta punto nieve firme.
.En otro recipiente resistente al calor, colocar la gelatina con 5 veces de su volumen en agua, dejar reposar unos minutos, luego llevar este recipiente a baño María y batir a mano unos minutos hasta que la gelatina se haya disuelto por completo.
.Incorporar la gelatina lentamente a las claras.
.Incorporar el almíbar lentamente a las claras.
.Batir hasta que enfríe la preparación.
.Espolvorear un molde, el que gusten pero que tenga por lo menos tres cm. de alto en sus paredes, con una mezcla de azúcar impalpable y maicena en partes iguales.
. Colocar la mezcla ya fría en este molde, salpicar con algunas gotas de colorante rojo y con un palillo hacer dibujos irregulares.
.Dejar reposar durante seis horas.
.Cortar con cuchillo o cortantes para galletitas.
.Por último, rodar cada Malvaviscos por la misma mezcla de azúcar impalpable y maicena para que queden cubiertos por todas sus caras.

Tips

.No pasen por alto el último paso, recuerden que vivimos en una ciudad muy húmeda, y de no hacerlo los malvaviscos comenzaran a sudar y se humedecerán perdiendo todo su encanto.
.Guardar en recipiente hermético.
.No le tengan miedo a la Glucosa, se compra en los negocios de repostería y se usa tal cual viene.

16.6.10

Pan de Malta y Semillas


Desde que fui mamá y estoy en periodo de lactancia, he escuchado los consejos más variados y extraños para favorecer la producción de leche. Sin mencionar todo lo que escuche durante mi embarazo. Me han dicho que tomara mucho mate cocido, o consumiera muchísima malta o … el más extraño fue, que durmiera con una barba de hinojo debajo de cada axila…claro está que no lo hice, si todavía encima de los cambios que atraviesa la pareja con el primer hijo, me acuesto a dormir con dos hinojos verdes y velludos debajo de los brazos, no quisiera saber a dónde iría a parar mi matrimonio, por más que hayamos tenido una hija hermosa, estoy segura que mi marido saldría corriendo por mitad de la calle en medio de la noche.
Entonces, a demás de evitar este consejo, lo que sí hice y puedo dar fe de su excelente resultado, es tomar malta. Tanto mi marido como mi madre, se encargaron de llenar la heladera con cantidades industriales de esta bebida. No hay lugar para otra cosa en la heladera más que para malta, malta por tooodos lados, y por supuesto malta “Salta”.
No es tan popular como la cerveza, pero si la quieren probar asegúrense que este bien fría, de lo contrario no creo que les guste. Y es cero alcohol.


Con tanta abundancia de malta, se me ocurrió usarla para cocinar. Este lunes estaba preparando un pan muy fácil, que se hace con bicarbonato de sodio y polvo de hornear, no lleva tiempo de leudado y por lo tanto es muy rápido, se cocina en apenas 40 minutos. El medio liquido es suero de leche o buttermilk, ya les diré como prepararlo. Y decidí reemplazar una parte de este suero por Malta, así es como logre este pan de Malta. Es súper nutritivo, gustoso y de aspecto rustico. Ideal para un desayuno rico en fibras y semillas.
Por no llevar levadura, la miga resulta densa y poco alveolada, lo que la hace perfecta para cortar rebanadas finas. Me gusta comerlo con queso Philadelphia y miel, o a la tardecita, en rebanadas para unos sándwiches de jamón crudo, queso crema y pepinos, con un botellita de malta bien fría, claro está.. Recuerden que no dura muchos días y que le pueden agregar la variedad de semillas que más les gusten. Yo usé un mix que tengo preparado para comer en el desayuno con yogurt, sésamo, chía, girasol y amapola.




Pan de Malta y Semillas

250g de Harina Integral
250g de Harina 000
150g de Semillas (a gusto)
2 cucharadas de Bicarbonato de Sodio
1 cucharadita de Polvo de Hornear
¼ de cucharadita de Sal
2 cucharadas de Miel
250ml de Suero de Leche
150ml de Malta

En un tazón mezclar las harinas cernidas y todos los ingredientes secos, una vez terminado este paso hacer una hoyo en el centro y agregar los liquido con la ayuda de un cornet o espátula, mezclando todo rápidamente. Primero conviene incorporar el suero de leche y luego ir agregando la malta de apoco, si fuera necesario agregar harina para que no sea muy chirlo.
Volcar la preparación sobre una mesada y amasar durante pocos minutos, solo hasta formar un bollo prolijo. Colocar en molde de pan y salpicar con semillas para dar una mejor terminación.
Llevar a horno medio durante 40 minutos o hasta que se lo vea dorado en la parte superior.


Buttermilk o Suero de Leche

250ml de leche entera
2 cucharadas soperas de vinagre blanco o limón

En un tazón colocar la leche e incorporarle el vinagre o el limón, a mí en lo personal me gusta más como queda con vinagre. Revolver y dejarlo reposar de 10 a 20 minutos.
Al cabo de este tiempo tendrán como resultado un liquido de aspecto cuajado, esto es el suero de leche o buttermilk, revuélvanlo un poco y estará listo para usar.

9.6.10

Sopa Crema de Remolachas


En épocas frías me gusta ir de compras por la mañana, cerca del mediodía cuando el sol entibia. La verdulería es una excursión para mí, voy con la ilusión de un niño. No llevo lista de compras, compro lo que esté más lindo, los productos de estación. Mi marido dice que compro más de lo que puedo cocinar o comer, y es verdad, debo reconocer que pierdo la cabeza frente a los tomates de quinta o los higos, los atados de espinaca fresca y los frutos rojos.
Debo también admitir que soy bastante “temida” entre los verduleros, esto se debe a mi mala fama de “extrema meticulosidad” a la hora de elegir los productos. Tamaño, color y textura, todo incide en mi decisión, y sacando a aquellos vendedores que tienen el mismo delirio que yo, no creo que les agrade tanto detalle. Para algunos un tomate es un tomate y listo, pero para mí no. Todo depende cómo vayamos a comer ese tomate, si es en ensalada o asado o para salsa.Bueno, creo que dejé claro mi punto.


Esta semana las remolachas estaban esplendidas, con sus hojas firmes y de un tamaño intermedio, punto importante a la hora de elegirlas ya que nos garantiza que se trata de plantas jóvenes y por lo tanto tiernas. Nunca descarten las hojas, pueden usarlas en distintas preparaciones como ensaladas o croquetas, no olviden que las remolachas son de la familia de las acelgas. Un dato curioso, en la antigüedad solo consumían sus hojas, todo lo contrario de lo que acostumbramos en estos días, y realmente recomiendo su consumo, no solo por sabor sino por las cantidades concentradas de vitaminas A y D que acumulan sus hojas.

Esta receta es deliciosa y muy fácil, como casi todo lo que les sugiero. No hay mejor forma de cocinar remolachas que en una papillote, no mancha las asaderas y se concentran sus nutrientes sin absorber agua como cuando se las hierve. No olviden que es rica en vitamina B, por lo tanto ayuda a reforzar el sistema inmune, regula es sistema nervioso, el digestivo y mejora la piel.



Sopa Crema de Remolachas

1 Atado de remolachas (5 o 6 remolachas)
½ Cabeza de ajos
2 Cebollas chicas
1 Hoja de laurel
150g de Crema de leche
Sal y aceite C/N

Aparte, verduras para un caldo hecho con 2 1/2 litros de agua más o menos.

Lavar las remolachas con cepillo, cortarles los tallos y las raíces sin pelarlas.
En un papel de aluminio envolver las remolachas, las cebollas con su piel, los ajos sin pelarlos, la hoja de laurel y hacer un paquete bien cerrado, previamente salar y rociar con un hilo de aceite.
Llevar a horno medio durante dos horas más o menos, sin preocuparnos por lo que suceda dentro del paquete.
Aparte, en una olla mediana hacer un caldo de verduras tales como apio, cebollas, puerro y perejil (bouquet garni). Dejar cocinar durante 40 minutos. Reservar.
Una vez terminada la cocción de las remolachas retirar la hoja de laurel y descartarla. Pelar las remolachas (se pelaran fácilmente) y cortarlas en cubos. Retirar la pasta de los ajos presionándolos por el extremo inferior. Pelar las cebollas.
Incorporar todas estas verduras al caldo previamente colado. Llevar el caldo nuevamente a temperatura y procesar con un mixer o en licuadora todos estos ingredientes. Por último agregar la crema de leche y cocinar unos minutos más.
Servir caliente con una cucharada de queso crema en el centro y pimienta negra recién molida.

Tips


.Si no les gusta el ajo, simplemente descártenlo después de la cocción en el horno y de ese modo solo perfumara la preparación.
.Con esta técnica pueden hacer sopas crema de las verduras que prefieran.

1.6.10

Pastel de Calabaza y Fiesta en Colorin Colorado!


Este pastel de calabaza es mi regalo para Marcela de Colorín Colorado, que organiza las mejores fiestas bloggeras. Y en esta ocasión la consigna era decir cuál es tu estación favorita. Después de mucho pensarlo llegue a la conclusión que la mía es la que esté transcurriendo en ese momento. Siempre hay algo que me pone feliz de cada estación, si no es el olorcito a otoño en el aire, son las tardes calurosas de verano, el intenso frío del invierno donde un pequeño rayito de sol entibia y abriga o los colores de la primavera estallando por doquier mientras saboreamos un helado de frutilla. Cada temporada tiene su encanto solo hay que saber descubrirlo.



Nada mas característico del otoño que un Pumpkin Pie, fácil y de sabores amables anímense a hacerlo!




Y recién hoy Olivia me dejo un ratito libre y pude subir la receta! ALELUYA!!! No es fácil tener un bb de seis meses y un blog!


Pumpkin Pie

Azúcar rubio 1 taza
Fécula de maíz 1 cucharada
Sal ½ cucharadita
Jengibre en polvo o molido 1 cucharadita
Canela en polvo 1 cucharadita
Puré de calabaza 1 ½ tazas
Huevos 3
Leche condensada 1 ½ tazas
Crema de leche para acompañar C/N

En un tazón mezclar todos los ingredientes secos, luego incorporar el puré de calabaza y los tres huevos batidos.
Por último incorporar la leche condensada, mezclar bien hasta que quede todo integrado.
Forrar un molde para tarta de unos 25cm de diámetro con la maza que sacamos de la heladera y hacerle los pellizcos característicos que se ven en la foto, una vez forrado dejarlo reposar nuevamente en heladera por unos 10 minutos.
Llenar el molde con la preparación de calabaza y llevar a horno fuerte durante 10 minutos, luego bajar la temperatura a horno medio y cocinar durante 30 a 40 minutos o hasta que esté firme y los bordes dorados.
Retirar del horno y dejar enfriar sobre rejilla.
Acompañar con un copete de crema o helado.

Para la masa

Harina 2 ½ tazas
Sal 1 cucharadita
Azúcar 1 cucharadita
Manteca 1 taza
Agua helada ¼ de taza

En un procesador de alimentos mezclar los ingredientes secos con la manteca hasta arenar, resulta una mezcla granulada.
Incorporar el agua de a poco hasta que la masa se tome, pulsando el botón de a golpes para no pasarnos de amasado.
Sacar la masa de la procesadora y colocar en papel film aplanándola en forma de disco grueso.
Descansar en heladera por lo menos una hora.