29.7.10

Graham Crackers


Esta semana estoy con poco tiempo, mucho trabajo, mucho que hacer en casa y muchos extras, cosas que se suman a las que hago habitualmente. Pero no quería dejar de estar y compartir esta receta con ustedes.
Siempre quise preparar Graham Crackers, las probé en un viaje y me encantaron. Son un clásico en Estados Unidos y parte de Canadá. Son muy nutritivas, altas en contenido de fibra y sin azucares refinados.


Hace ya algún tiempo que trato de incluir fibra en mi dieta, seguramente todos conocen los beneficios de comer alimentos sin refinar, especialmente si de cereales se trata. Pero no siempre lo consigo, como sabrán me gusta la pastelería y generalmente uso mucha harina y azúcar blanca. Esto es un problema si uno intenta comer más fibra, por eso pensé en esta receta.
Las Graham Crackers son unas galletas deliciosas, un poco dulces con un toque salado y muy crocantes, generalmente se compran envasadas en el súper. Con ellas se preparan los famosos Smores que lejos están de ser sanos, son una golosina típica de los campamentos de verano, es un simple sándwich con tapas de Graham y rellenos de chocolate y malvaviscos que se calientan y el interior se derrite, un manjar. Estas galletas son bárbaras para tenerlas en frascos, duran mucho y a los chicos les encantan.
Su creador fue el ministro presbiteriano Sylvester Graham precursor del vegetarianismo, las desarrollo allá por el año 1822. Este hombre tenía una conciencia de la alimentación muy avanzada para su época, al margen de las connotaciones sociales y religiosas que se le puedan atribuir. Si tienen ganas de leer algo interesante, aquí y aquí les dejo unos links.


Quiero decirles que es la primera vez que hago esta receta y salió muy bien, la próxima vez las voy a hacer mas finitas para que cumplan con lo de “crackers”. La realidad es que la receta decía “dividir la masa en cuatro partes” y yo la dividí solo en dos y me quedaron un poco gruesas, creo que es algo importante para tener en cuenta. Es una receta rendidora y tiene muchos ingredientes sanos como germen de trigo, harina integral, miel y azúcar negra.


Me gustaría que me cuenten si se preocupan por este aspecto de la alimentación y si tienen algún secretito para incluir cosas sanas a su dieta o a la de sus hijos, tal vez entre todos nos demos algunas ideas prácticas.
Que tengan un muy buen fin de semana en familia.


Graham Crackers

2 Tazas de Harina Integral
½ Harina 000
½ Taza de Germen de Trigo
½ Cucharadita de Sal
1 Cucharadita de Bicarbonato de Sodio
1 Cucharadita de Canela
1 Taza de Manteca a temperatura ambiente
¾ Taza de Azúcar Negra
2 Cucharadas de Miel de buena calidad


.En un recipiente mezclen los ingredientes secos, las harinas, el bicarbonato, el germen de trigo, la sal y la canela.
.En otro recipiente batan la manteca, con la miel y el azúcar negra, hasta lograr una pasta suave y cremosa.
.Por ultimo incorporen los ingredientes secos a la mezcla de manteca, miel y azúcar. Yo lo integré con espátula y al final termine de amalgamar todo con un amasado rápido sobre mesada enharinada.
.Separen la masa en cuatro partes. Luego deberán estirar con palote cada uno de los bollos sobre un corte de papel manteca con forma rectangular, deberá tener un espesor de unos tres milímetros.
.Con un cortador de pasta como el que se ve en la foto marquen rectángulos de 10 x 5 cm, las líneas internas deberán ser marcadas sin llegar a cortar la masa, y todo el contorno externo podrá cortarse por completo para retirar el excedente, la idea es cocinar toda la placa de galletas juntas y dividirlas después de su cocción, por lo tanto tendremos un rectángulo de unos 20 x 15 cm más o menos. Finalmente con un palillo hacer perforaciones en el centro de la galleta.
.Llevar los cuatro papeles manteca con las masas a la heladera hasta que endurezcan.
.Cocinar en horno medio, 180grados, durante unos 9 a 10 minutos.
.Terminado el tiempo de cocción retiren del horno y dejen enfriar en la misma placa durante 10 minutos, recién después podrán separar las galletas y terminar de enfriarlas sobre una rejilla para que se sequen.

17.7.10

Muffins de Arándanos


Esta semana en el mercado me encontré con los primeros arándanos, y como le debía esta receta a mi prima Silvia, pensé en hacer unos muffins de arándanos.
Mi prima es una cocinera maravillosa, una gran ama de casa y una madre muy dedicada, ah… y hace las mejores tortas de cumpleaños, no podía deberle esta receta!.
El muffin es un pastel delicioso, esponjoso y suave que siempre trato de tener en casa. Mi marido se los lleva al trabajo para el desayuno y son bárbaros a la hora del té en invierno, o para que se los lleven los chicos al cole.


El secreto de un buen muffin es no batir los ingredientes, solo se unen los húmedos con los secos y se mezclan rápido con un tenedor para lograr una masa esponjosa y aireada.
Esta es la diferencia más notoria entre los cupcakes y los muffins. Los cupcakes tienen una masa más densa como la de una torta, de ahí su nombre “torta en taza” y se preparan a base de un cremage de manteca y azúcar.


Los arándanos son maravillosos, tienen la particularidad de volverse más purpura al cocinarlos. A demás de todas las propiedades benéficas que tienen, aportan una combinación de sabores dulces y cítricos a la vez.





No puedo dejar de mencionar mi pena por la gente que no tiene techo en estos días. Hoy hace muchísimo frio, mi hija esta abrigada y mi casa caliente. Sé que soy afortunada, pero no puedo dejar de pensar en los que duermen en un umbral o en una plaza, muchas veces pienso en lo indiferentes que podemos ser ante el dolor ajeno. Espero que el tiempo cambie pronto, para que no tengan tanto frio.
Gracias por leer.




Muffins de Arándanos

250grs. de Harina
3 Cucharaditas de polvo de Hornear
1 pizca de Sal
100g de Azúcar
240g de Leche
1 taza de Arándanos
1 Huevo
90g de Manteca derretida
½ Cucharadita de Extracto de Vainilla Natural.


.En un recipiente, tamizar la harina con el polvo de hornear, la sal y por ultimo agregar el azúcar.
.En otro recipiente mezclar el huevo apenas batido y a temperatura ambiente, la leche tibia, la manteca derretida y el extracto de vainilla.
.Integrar los ingredientes secos a los húmedos rápidamente con un tenedor, sin batir, no importa si quedan grumos.
.Incorporar los arándanos enteros o en trozos, dependiendo del gusto de cada uno.
.Colocar la mezcla en pirotines para muffins y espolvorear con azúcar común.
.Llevar a horno precalentado, 180 grados, durante 20 a 25 minutos o hasta que estén dorados.

11.7.10

Macaron, Divina Tentación


Estos pequeñines están haciendo historia hace rato en París, y como no podía ser de otra forma, la fiebre está llegando a todas partes del mundo, incluyéndonos.
En un primer momento me deslumbró su aspecto, coloridos y mínimos como si fueran de juguete. Al tiempo de verlos por todos lados en la web y leer sobre esta delicia francesa, quise probarlos, me intrigaba su sabor y me lancé descaradamente y sin reservas a arriesgar en la cocina, con algún que otro tip y una receta que encontré por ahí. A pesar de haber leído sobre su dificultad, incrédula y testaruda, no dude en hacerlo y fue entonces cuando me di la cara contra el horno por primera vez. Pues si algo hay que reconocer, es que a parte de su belleza y delicado sabor son bastante difíciles de hacer, como si los dioses pasteleros no quisieran revelar el secreto. Al cabo de varios intentos, me di cuenta que estaba cayendo en una especie de obsesión, día por medio Macarons! Mis esperanzas se desvanecían, probaba una y otra vez, pero los resultados distaban mucho de la realidad…hasta que una día desbordada, grite-… Maldito Macaron! Pero no claudique, un día mientras retorcía un repasador y seguía con la nariz pegada contra el vidrio del horno, medio despeinada y con la mirada perdida sobre aquel horizonte de botones rosados que se iban desdibujando detrás del vidrio… por fin comenzaron a levantarse de a poquito, y un mínimo pie de burbujas se formó debajo de cada uno de ellos, característica indispensable de estos chiquitines. Al cabo de unos 18 minutos abrí el horno, casi al borde de las lágrimas al fin pude gritar…Divino, Divino Macaron! Y un coro de ángeles sonó en mi cocina, con un extenso y entonado- ahhhhhh… mientras un rayo de luz iluminaba la bandeja. Claro que estoy lejos de la perfección total, pero por lo menos estos no son para tirar.


Eso no fue todo, todavía debía probarlos, después de dejarlos enfriar los rellené prolijamente con una ganache de chocolate bien firme, los lleve a la heladera y al cabo de algunas horas me dispuse a degustarlos. Puedo decir que he leído muchas cosas en la web sobre estos pasteles, y si quieren pueden repasar su interesante historia aquí, pero lo que mejor puedo decirles es que el sabor es algo que se puede describir pero no transmitir, aunque lo intentaré. Estas pequeñas joyas tienen una capa fina externa, como una corteza crujiente a la que llaman Shell, esto forma una especie de cápsula y dentro de ella la masa se vuelve aireada y suave, sumado a la textura cremosa de la clásica ganache con que se rellenan. El sabor es a almendras y al ingrediente para saborizar que usen, ya que las claras son bastante insípidas de por sí, mas el sabor del relleno que generalmente como ya les dije es una ganache, un buttercream o hasta algún tipo de mermelada. El resultado final es el de un bocado crujiente y cremoso. No duden en arriesgarse a hacerlos, el coraje es lo más importante. No obstante les digo, que se preparen aunque sea para un fracaso y si en el mejor de los casos les salen bien al primer intento, Aleluya! Si no, solo tienen que probar un par de veces más hasta que encuentren el punto del batido y la temperatura justa de su horno.


Sin más palabreríos les digo que, si no tienen intención de embarcarse en semejante travesía, pero mueren por ser parte de esta experiencia Parisina, pueden hacer una encargo a los chicos de www.lescroquants.com.ar que seguro no se arrepentirán, a ellos sí les salen perfectos y tienen de muchos sabores…ah y están abriendo local en breve.




Macarons de Frambuesa y Chocolate

3 Claras
200g de Azúcar Impalpable
30g de Azúcar Común
110g de Almendras
Colorante Rojo Comestible C/N
1 Cucharadita de Esencia Artificial de Frambuesas

.Separen las claras de las yemas por lo menos 24 hs antes de de utilizarlas, resérvenlas en un recipiente limpio y a temperatura ambiente.
.Procesen las almendras hasta su punto más fino y mézclenlas con el azúcar impalpable cernido, resérvenlo.
.En otro recipiente hagan un merengue con las claras agregando el azúcar común de a poco, a punto de nieve firme. Por ultimo agréguenle el colorante, la esencia y mezclen hasta que esté bien integrado.
.Agreguen la mezcla de azúcar impalpable y almendras al merengue con movimientos suaves y en tres veces. Una vez unificadas las dos preparaciones, mezclen con la espátula para bajar un poco el punto del merengue y que se haga más ligero, sin romper el punto del todo. Pueden probar en un plato colocando una cucharada, si queda con un pico todavía le falta mezclarlo un poco más, hasta que al colocarlo lentamente se forme un botón sin ningún pico.
. Llenen una manga de repostería descartable con un pico liso N*14, y sobre un silpat hagan botones de unos 2,5 cm de diámetro, separados por tres cm entre sí.
.Déjenlos orear durante 30 minutos a una hora, para que se sequen.
.Llévenlos a horno suave, 130/140 grados durante 18 a 20 minutos.
.Déjenlos enfriar y rellénenlos con la ganache de chocolate.


Ganache de Chocolate

100g de Chocolate
100g de Crema de Leche
50g de Manteca

.Lleven la crema de leche a fuego medio hasta casi punto de hervor.
.Coloquen el chocolate troceado en un recipiente.
.Cuando la crema este a temperatura, vuélquenla sobre el chocolate y déjenlo reposar unos minutos hasta que el chocolate se funda.
.Mezclen bien para unificar los dos ingredientes y por ultimo agreguen la manteca sin dejar de mezclar.
.Lleven a heladera hasta que esté cremosa y punto para ser utilizada.

3.7.10

Huevos en Cocotte Caprese


Esta semana mientras descansaba un ratito y hacía algo de zapping, me tope con el nuevo programa de la chef Narda Lepes. “Doña Petrona por Narda” en Utilísima , es su nuevo ciclo en el que ella va a reinterpretar las recetas de una de las más grandes cocineras argentinas de todos los tiempos Doña Petrona C. de Gandulfo, menuda responsabilidad para la joven ; siempre fui fiel seguidora de sus programas pero en este caso debo admitir que me gustaba mas el formato y el estilo de edición de “el gourmet” , pero también debo decir que Narda es Narda y difícilmente nos defraude. En esta ocasión preparaba varios platos con huevos y uno de ellos eran los famosos huevos en Cocotte . Una receta simple y cumplidora para una cena frugal y ligera, que acompañada con alguna que otra menudencia, resulta salvadora para cualquiera que desee comer algo sabroso sin invertir mucho tiempo. Con algunos pocos ingredientes, que cualquiera tiene en la heladera, pueden salir del paso y lucirse en minutos. Esta manera de preparar huevos da la libertad de combinarlos de mil maneras diferentes.


Al momento de ver la receta tuve la cena resuelta de inmediato pero me asalto la nostalgia y corrí a buscar mi ejemplar de “Doña Petrona”, este libro lo herede de mi abuela materna, es para mí casi una reliquia de colección, que evito usar para que no se siga deteriorando. Quise mostrárselos ya que es una edición de 1954, y aunque parezca antiquísima, es bastante nueva dado que las primeras ediciones son de los años 30. Para mí es un orgullo tener y preservar este ejemplar que le ha dado tantos buenos momentos a mi familia.


La hora en que transmitían el programa de Doña Petrona era sagrada en casa de mi abuela y todas las tardes lo veíamos juntas, yo sentada sobre su falda claro, mientras ella me hacía comentarios sobre las distintas recetas, lo veíamos por supuesto en una tele enorme y en blanco y negro. Es probable que a tan temprana edad se me haya metido el bichito de la cocina por ese lado, con mi abuela susurrándome recetas al oído hasta que caía dormida en sus anchos brazos, los brazos de una amorosa "abuela italiana".


No tuve la suerte de tener a mi abuela por mucho tiempo más, pero la disfrute plenamente hasta los seis años y creo profundamente que el amor dado de un abuelo a un nieto en los primeros años de vida, dura para siempre en el corazón. Por esto y por todo lo dicho anteriormente, Doña Petrona es siempre un buen recuerdo y muy útil, al margen de todas las calorías y las miles de docenas de huevos que usaba. Espero que disfruten estos huevos en “cocotte” a mi manera, o mejor dicho a la manera de lo que había en mi heladera.




Huevos en Cocotte Caprese

Para dos personas
4 Huevos
Queso parmesano en escamas C/N
6 Tomates Cherry
Aceite de Oliva C/N
Sal
Pimienta negra recién molida
Albahaca, algunas hojitas

Aceitar las cocottes o cazuelas para horno, las que tengan. En la base poner las escamas de parmesano hechas con pela papas. Encima colocar los huevos sin que se rompan las yemas, agregar los tomates cortados en mitades, las hojas de albahaca y condimentar con sal y pimienta recién molida.
Colocar las cocottes en una asadera con agua caliente a baño María y llevar a horno medio hasta que las claras estén coaguladas y las yemas sigan aun blandas.
Retirar del horno y servir de inmediato.