31.5.11

Madeleines de Miel

Tengo tantas recetas en lista de espera que muchas veces no se por donde empezar. Esta vez le tocó a ellas, Les Madeleines o Magdalenas, pequeñas y delicadas se hornean en moldes con forma de “Shell”, la preparación consiste en un genoise básico, una especie de bizcochuelo en el que el leudado es producido gracias a los huevos y no por el agregado de productos químicos como el polvo de hornear. Si bien esta es la receta original, uno de estos días les mostraré otra receta que sí lleva polvo de hornear, resulta más sequita y da mejores resultados con el correr de los días, ya que vivimos en una ciudad demasiado húmeda.

Esta receta es un clásico que presentó la Chef Dolli Irigoyen en uno de sus programas y a la cual le hice algunas modificaciones. Sigo a Dolli hace años, muchos pueden cocinar pero enseñar no es fácil y ella lo hace de mil maravillas. Aunque, claro, no me conoce y no tiene ni la mas mínima idea de quién soy, algo que tampoco sabe es que es una de mis mayores maestras y una gran inspiración. Espero algún día conocerla y poder expresarle mi gratitud y todo el cariño que le tengo.

Tengo muchos favoritos en mi cocina, pero estos moldes para magdalenas son uno de mis predilectos, si bien no son los clásicos, justamente es por eso que los adoro, su forma es muy original y aunque parezcan nuevos ya tienen casi 20 años en uso, los cuido mucho de golpes y abolladuras y al momento de lavarlos los seco inmediatamente con papel de cocina para que no se oxiden. Fueron una de mis primeras compras de repostería los encargué en una casa del rubro y recuerdo que tardaron mucho tiempo en conseguirlos. Tengo solo diez por lo tanto cocino en tandas y mientras tanto guardo la preparación en la heladera dentro de una manga.

Después de la publicación del “Picnic de Otoño”, nada pudo ser mejor, muchas visitas, buenos comentarios, las palabras de Vero en Alma Singer y ser portada de Alma durante toda la semana pasada! La gloria total. Gracias a todos y cada uno de ustedes por el apoyo, la aprobación y la buena vibra. Por seguir inspirándome y dándome ganas de inspirar y crear, nunca me voy a cansar de agradecerles.



16.5.11

Picnic de Otoño

La belleza y el esplendor de los colores que enmarcan el otoño, las veredas cubiertas de hojas, las húmedas y brumosas mañanas, el olor a hojas quemadas en el aire convierten a esta estación en una de las más románticas del año. Los colores de la ciudad se ven exaltados y la arquitectura se destaca en el marco otoñal.

No solo de Plátanos está sembrada Buenos Aires, en esta época descubrimos especies que en otro momento pasan inadvertidas, si prestamos atención podremos ver Liquidambars, Robles y Fresnos dorados. Estas especies se visten de colores maravillosos como el ocre, bordo, siena y ámbar, una paleta perfecta.

Sin duda la belleza rustica del otoño despierta mi costado poético, esa nostalgia particular que nos vuelve creativos, creo que las musas deben ser hadas de otoño, vestidas con hojas secas y coronas de castañas y almendras.

Si cierro los ojos y me imagino el otoño, inmediatamente viene a mi mente Thoreau y su “Walden, la vida en los bosques” y toda su trascendental visión de la naturaleza, no puedo pensar en otoño sin pensar en él y en las tardes que habrá disfrutado apaciblemente en los bosques de Nueva Inglaterra, alguna vez escribí –“cuando leo a Thoreau, me transporto hacia los bosques, cerca de Boston por el 1800, y puedo oler los pinos y sentir el sol tibio de las mañanas húmedas calentando mi rostro, tal y como lo hiciera en el suyo…y me despejo, disfrutando de la vida como él lo ha hecho, volando junto al halcón, viendo a través de sus ojos…la inmensidad…” VS.

Thoreau merece mucho más que un pequeño párrafo, sin dudas, hoy me dejé llevar por el romance lirico siendo el motivo de mi post algo mucho más simple. Una invitación.

Me resisto terriblemente a abandonar la temporada de picnics, nada puede ser mas romántico que un picnic en una tarde tibia de otoño con el sol agonizando en el horizonte, un termo con chocolate caliente y malvaviscos, algunos muffins de peras, financiers de arándanos y una deliciosa torta de zanahorias o “carrot cake” con crema de caramelo , buscar un rincón en un parque con bellos arboles o simplemente el jardín trasero de la casa, acercarnos a la naturaleza y contemplarla, aunque haga un poco de frio, con el abrigo de una manta y un buen libro, podemos disfrutar de la belleza y tranquilidad de esta época del año con familia o amigos. Como cada nueva temporada Divino Macaron los invita a celebrar la vida.

Produccion de Otoño
Esta es la primera vez que Divino Macaron presenta un video y comparte con ustedes una produccion completa, espero que lo disrfuten, por favor pongan pausa en el reproductor de la derecha antes de dar play.
Quiero agradecer a mi amado esposo, por tanta paciencia y dedicación, sin su ayuda esto no habría sido posible.





Producción y fotos Virginia Sar
Pie de Torta, Vero Farias
Jarros y plato de enlozado para campamento, articulo de bazar
Tartán de algodón british
Manta Matelaseada a mano con técnica americana antigua, Virginia Sar
Hojas de Roble Americano y Roble Albar
Canastas del Puerto de Frutos
Antiguos Palos de Crocket, de Herencia

8.5.11

Pastel de Algodón Japonés

Estas últimas dos semanas he estado atrapada en la rutina, casa, trabajo, proyectos, el comienzo del otoño y algunas desilusiones, como para no olvidar de que se trata la vida…y mucho, mucho por hacer. Pero nunca dejé de cocinar, escribir y tomar fotografías.

Esta receta llego a mi por pura casualidad, en busca de un pastel esponjoso y liviano como siempre, mi sorpresa fue descubrir que se trataba de una receta de pastel japonés. No tenía pensado hacer mención sobre los hechos trágicos ocurridos recientemente en este país, no creo poder manejar las palabras necesarias para hablar de tanto dolor, no creo estar capacitada. Pero todo se dio de un modo curioso, atravesando unas semanas cargadas de angustia y falta de motivación, pude ver como todo un pueblo se levantó después del horror y siguió adelante con su vida, esto me hizo comprender que cualquier hecho es insignificante ante semejante demostración de valor y coraje, y creo que son un ejemplo para el resto del mundo. A casi dos meses del desastre ya nadie habla de ellos ni de su destino, creo que nos olvidamos demasiado rápido de lo ocurrido. Sé que es muy difícil ayudar a la distancia y que cada uno de nosotros tenemos nuestros propios problemas, pero también creo que no olvidar es hacerles un espacio en nuestro corazón y es una forma de aprender, para que tanto sufrimiento no sea en vano. Ellos son un ejemplo de esperanza. Mi corazón está hoy con Japón.

Al toparme con este Pastel de algodón Japonés no dudé en probarlo y el resultado fue sorprendente.
Su elaboración es muy simple y la receta da excelentes resultados. Realmente tiene la textura del algodón, ligero, liviano y fresco gracias al queso crema y al limón. Una especie de pastel de nube.

Prepararlos en forma de muffins es solo una manera más simpática de presentarlos, pero también pueden duplicar las cantidades y hacer con esta receta una torta. Los decoré con un buttercream sabor vainilla y algo de azúcar de frambuesas.

Denle una chance a esta receta, estoy segura que les encantará por su simpleza y delicado sabor. No olviden el limón, es el alma de este pastel.
bs