2.8.09

Natura


En este día frio pero soleado de invierno, tengo la dicha de recibir en mi cocina a tales bellezas de la naturaleza. En un día común de mercado, tuve la suerte de encontrar estos esplendidos ejemplares, frescos y turgentes, de colores vivos… para crear con ellos las mejores recetas. AL verlos me imagino, una sopa de zapallos cremosa con cebollas y ajos quemados, o las remolachas al horno, envueltas en papel de aluminio y rociadas con un hilo de oliva y sal de mar, déjenlas que se caramelicen un poco. Los coliflores con salsa blanca por supuesto, gratinados al horno, un sabor amable…y los alcauciles… bueno son palabras mayores, los prefiero sencillos para que se luzcan, simplemente hervidos en agua y sal y condimentados con una ligera vinagreta de oliva y limón…!
Que les apetezca…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada