20.8.14

Pastel Esponjoso de Vainilla y Limón - Probamos Hileret Light?!





-Azúcar! radiante y dulce tesoro… tu legendario reinado está a punto de terminar…tiembla dulce manjar. Pero, no te pongas triste, ¡ya te puedo reemplazar! -
Si todo lo que puedo hacer con HILERET LIGHT es verdad, ¡creo que no vuelvo a cocinar con azúcar nunca más!

Sí señores, a mi juego me llamaron! A partir de este momento y durante tres súper dulces semanas, voy ser parte de la campaña de HILERET LIGHT, como tester de producto.
Este gran desafío encierra la tentadora promesa de conseguir, con la mitad de azúcar, el mismo delicioso dulzor.
Tal parece, esta maravilla equivale a la mitad de azúcar necesaria para lograr un sabor perfectamente dulce. Y lo más gratificante, es que tolera cocciones largas, ideal para cualquier pastelera pretenciosa.
Y como vamos camino al verano, más cerca del bikini que del tapado, me pareció interesante ver que podemos hacer con él.
Hoy comencé a deslumbrarme lentamente con este maravilloso producto. La primera prueba superada fue el sabroso y único “Pastel esponjoso de vainilla y limón” y su intacto, pero menos calórico sabor!
Las invito a probar y a compartir los resultados… ¿Jugamos un rato a cocinar con HILERET LIGHT?



12.8.14

Sopa de Cebollas





Hace tres años, una mañana de junio muy fría pero de sol radiante, preparé esta misma sopa para mi querida amiga Sole Allami. Ella hizo las increíbles fotos de esta receta para revista La Fuga, pasamos un rato inolvidable, charlando y compartiendo rica comida. No puedo dejar de decir que Sole es una de mis fotógrafas argentinas preferidas, no se pierdan su obra, es hermosa.
Esta sopa es la preferida de mi mamá y en invierno es uno de los platos habituales en mi cocina, siempre me sugiere sutilmente y con su delicado encanto que la prepare -¿...cuanto hace que no preparas la sopa de cebollas?…­- mientras le brillan los ojos........, es muy poco lo que pide a cambio de tanto, y claro le doy el gusto.
La preparo casi siempre de memoria, pero esta vez tome la revista , seguí mis propias indicaciones al pie de la letra…y quedó deliciosa.
Realmente es un fiel reflejo de cómo la preparo habitualmente, porque la cocina es una cuestión de práctica y de costumbres…y seguramente la escribí casi de memoria.
Hoy les dejo la receta, tal cual salió en la revista, hace ya tres años, solo cambie el pan por uno libre de gluten.
Que la disfruten.